La hidratación es necesaria para la vida. El agua purifica, desintoxica el organismo y además puede ser saciante. Si tomas dos vasos de agua antes de desayunar, ayudarás a tu organismo a prepararse para la ingesta de alimentos y evitarás la obesidad. Puedes repetirlo antes de otras comidas ya que, según la Sociedad Americana de Química (ACS por sus siglas en inglés) beber agua antes de comer ayuda a perder peso.